Lactancia: amamantar y trabajar ¡es posible!

En agosto se celebra el mes de la Lactancia Materna, reconociendo los beneficios que trae la leche materna no solo para el bebe sino también para la madre.

Si bien cada vez más mujeres amamantan y lo hacen durante más tiempo, aún es necesario que se modifiquen algunas costumbres para hacerlo más sencillo, cómodo y que permita que las madres sigan amamantando la mayor cantidad de tiempo posible.

Por eso no se debe olvidar a las mujeres trabajadoras y los retos que se presentan para seguir dando lactancia materna exclusiva a la hora de volver al trabajo.

Recomendación

La Organización Mundial de la Salud recomienda que todos los niños reciban lactancia materna desde su nacimiento y hasta los primeros seis meses de vida en forma exclusiva, y continuar con ella hasta los dos años o más, junto con la alimentación complementaria acorde a su edad.

La importancia de la lactancia materna brinda amplios beneficios:

Favorece el desarrollo y crecimiento, refuerza su sistema inmunológico contra infecciones y también contribuye a la relación entre la mamá y el bebé.

Las madres que amamantan tienen menos posibilidades de contraer cáncer de mamas y ovarios. De hecho, se estima que hoy se salvan aproximadamente 20 mil vidas por prevención de cáncer de mama debido a la lactancia y 80 mil muertes infantiles por desnutrición.

Buenas ideas

Vivimos en una realidad donde hoy en día son cada vez más las mujeres que trabajan, y queremos seguir viendo crecer ese número y que las mujeres estén más y más empoderadas en la región. Sin embargo, con este cambio es fundamental apoyar a las madres que regresan a sus actividades laborales después del parto con las condiciones necesarias para que puedan continuar con su régimen de lactancia exclusiva.

Al volver al trabajo, el “destete” puede resultar muy difícil. No hay un momento correcto para realizarlo, y se trata de respetar cada caso de manera individual, la particularidad de cada vínculo madre y acompañarlas en esta trayectoria para que sea lo más fluida posible. La implementación de lactarios o espacios higiénicos y dedicados para la extracción de leche materna ofrecen también una gran ventaja a la madre que se reincorpora a sus labores.

Expertos en lactancia recomiendan que un mes antes del regreso al trabajo, las madres comiencen a extraerse leche para evitar sumar el factor tiempo al stress que genera pensar en la separación con el bebé. La extracción puede realizarse en cualquier momento del día, pero varias mamás han encontrado más sencillo realizarla por la mañana porque es el momento en que están más descansadas. Philips Avent cuenta con eficientes extractores manuales y eléctricos que hacen la tarea más sencilla y se adaptan a los recipientes en donde almacenar la leche.

La leche materna puede guardarse en vasitos especialmente diseñados para esa función a temperatura ambiente entre 18ºC y 21ºC durante 6 horas, o conservarla en el refrigerador por 72 horas (siempre arriba y atrás, no en la puerta) y en el freezer por 3 meses.

 

Por: Fabia Tetteroo-Bueno, Líder de Personal Health de Philips para América Latina.

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Mascotas benefician el desarrollo de los niños

Muchos padres se preguntan acerca de la conveniencia de llevar una mascota...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *