Hemorroides en el embarazo

hemorroides
hemorroides embarazo

Hemorroides en el embarazo

Muchas embarazadas, en especial durante el tercer trimestre, presentan uno de los síntomas más molestos: hemorroides. Este problema es más común en mujeres que tienen estreñimiento, y suele causar preocupación entre mamás primerizas.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son venas varicosas (venas hinchadas) que aparecen en el recto. En ocasiones salen del orificio anal. Suelen producir comezón o dolor y hasta pueden reventarse y sangrar. Se producen cuando las venas del recto se hinchan y agrandan al hacer fuerza o ejercer presión. Las tres causas comunes de las hemorroides son las siguientes:

  • Hacer fuerza al mover el vientre
  • La presión del exceso de peso
  • La presión al estar sentada o de pie durante mucho tiempo

Durante el embarazo

  • El útero en crecimiento aumenta la presión sobre las venas en la parte inferior del cuerpo, lo cual puede producir hemorroides.
  • Las hormonas del embarazo también hacen que las paredes de las venas se aflojen y es por eso que se hinchan con más facilidad.
  • Si se hace fuerza al mover el vientre con dificultad, queda más sangre atrapada en las venas hinchadas y las hemorroides causan gran dolor.
  • Al hacer fuerza es posible que las hemorroides salgan del orificio anal.
  • Si tenía hemorroides antes del embarazo, tendrá más probabilidades de que le vuelvan a salir. También pueden salir o empeorar con el esfuerzo del parto.

Qué puede hacer

  • Beba líquidos en abundancia. Por lo menos de 8 a 10 vasos de agua por día. También ayuda tomar uno o dos vasos de jugos de fruta, como el de ciruela.
  • Coma alimentos ricos en fibra. Ideal frutas y verduras crudas, cereales de salvado y otros alimentos ricos en fibra. Si siente más hinchazón, incorpore gradualmente la fibra en su dieta. El salvado de trigo es un buen suplemento de fibra porque produce menos gases que otros alimentos con gran contenido de fibra.
  • Haga ejercicio regularmente con la aprobación de su médico. El caminar y realizar otras actividades inocuas durante por lo menos 30 minutos por día ayuda al sistema digestivo a funcionar adecuadamente. Asegúrese de averiguar qué ejercicios puede hacer.
  • Vaya siempre al baño en cuanto sienta ganas. Si se demora, le costará más mover el vientre.
  • No aumente mucho de peso. El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrá más probabilidades de que le salgan hemorroides.
  • Evite estar de pie o sentada durante períodos largos. Si debe permanecer sentada durante mucho tiempo, levántese y camine unos minutos cada hora o poco más. Cuando esté acostada, descanse sobre el lado izquierdo para aliviar la presión.

 

Fuente: March of Dimes.

 

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Teatro: La ratita presumida y el ratón Pérez

La ratita Rosa vive en el pueblo de dulces sueños, un lugar...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *