¿Para qué sirve la leche de burra?

Cuando volví a ver a mi amiga después de su posnatal me sorprendió lo cansada que estaba. Me contó que su guagua había desarrollado una alergia alimentaria importante y que estaba muy agobiada porque no sabía qué más hacer. Su hijo lloraba día y noche. Me comentó que le habían hablado de la leche de burra y que la iba a probar. Lo conversó con su médico, se contactó con un productor y se la dio a su guagua con la esperanza de que no la rechazara. Estaba realmente desesperada. Para su sorpresa y alegría se detuvieron los llantos y al fin ambos empezaron a recuperarse y pudieron dejar atrás esas semanas de angustia y cansancio.

Hoy, cada vez es más frecuente oír casos de bebés que son alérgicos a distintas cosas. Pero, sin duda, la alergia alimentaria es la que más estrés y angustia produce en los papás, especialmente cuando se trata de recién nacidos y dependen de la leche materna o de sustitutos para continuar su crecimiento y desarrollo.

Varios investigadores están mirando con atención los efectos positivos de la leche de burra para enfrentar estos casos de alergia, lo que ha impulsado un creciente mercado en Chile que busca darse a conocer entre los padres.

Enrique Paris, pediatra, señala que en niños con alergia a la proteína de la leche de la vaca que están recibiendo lactancia materna, la madre tiene que evitar ingerir cualquier producto derivado de la vaca, es decir, no solamente debe evitar tomar leche de vaca sino también productos cárneos o cualquier derivado. Por tanto, en esos casos en que la madre debe seguir un régimen estricto, una posibilidad para compensar o recibir productos lácteos sería utilizar en ella leche de burra.

Añade que la otra utilidad está relacionada con los mismos niños, es decir, aquellos que no tienen acceso a la lactancia materna y que están en etapa de lactante menor, (menor de 6 meses), y que deben recibir algún tipo de leche. Ellos también pueden verse beneficiados con la leche de burra.

“La ventaja es el valor, ya que un tarro de fórmula especial para niños con alergia a la proteína de la leche de vaca oscila entre 30 y 70 mil pesos y, por tanto, contar con un producto alternativo producido en Chile y con altos márgenes de calidad y seguridad, creo que es un alternativa posible”, explica.


Sonríe Mamá conversó con Álvaro García, ingeniero agrónomo de Lácteos Qala, empresa productora de leche de burra, quien junto al equipo lleva 4 años desarrollando e investigando sus productos y beneficios.
¿Pero cuáles son las características que hacen tan especial a esta leche? Según García, la leche de burra (LDB) tiene gran parecido nutricional y de calidad con la leche materna.

“Su sabor es muy agradable y logra una gran aceptación por parte de los niños. De entre los distintos tipos de leches que existen, la de burra es la de mayor hipoalergenicidad y en nuestra planta nos hemos preocupado de desarrollar un proceso integrado para asegurar esta condición. Nutricionalmente, la LDB tiene la mitad de grasa que la leche materna y que la de vaca, pero esto se soluciona fácil. Según algunos pediatras y papers científicos, basta con agregar una cucharadita de aceite de buena calidad por cada 200-220 cc de LDB. Otras cualidades tienen que ver con su alto contenido de compuestos saludables, principalmente péptidos bioactivos naturales, tales como lactoferrina, lisosima, inmunoglubulinas y lactoperoxidasa que nos permite decir que es un alimento funcional”, señala.

Según explica García, la LDB se vende fresca y también congelada, pero siempre pasteurizada. De esta forma aseguran que sea un producto sano, seguro e inocuo; además, las normas sanitarias así lo exigen. “La LDB se puede congelar como cualquier lácteo. De hecho, ofrecemos esta forma de presentación porque muchas mamás almacenan el producto y lo van descongelando a medida que lo requieren sus hijos. De todos modos, hay que descongelarla igual como la leche materna: muy lentamente, sacándola del freezer. Si estás apurado, es mejor a baño maría para preservar sus componentes bioactivos”, explica.

Los costos de producir

Lácteos Qala ofrece actualmente distintas presentaciones y tamaños, desde leche fresca fluida hasta congelada y algunos derivados. El precio de estos productos oscila entre $4.500 y $17.000 dependiendo de la presentación.
¿Por qué es más caro? Porque a diferencia de una vaca, las burritas producen mucho menos cantidad y su manejo es más complejo. García nos cuenta lo que costó partir el emprendimiento.

“Los primeros animales que trajimos provenían desde cerros áridos del norte, donde prácticamente una vez al año veían personas, por lo cual hubo que acostumbrarlas al manejo diario y, después de un tiempo, a la ordeña. Hubo que probar una y otra vez cuándo ordeñar, cada cuánto tiempo, manejarlas evitando que se estresaran, cómo alimentarla adecuadamente, cómo y cuándo comenzar su reproducción, etc. Ha sido un gran aprendizaje para todos”, recuerda.

¿Cuánto es la producción de una burra versus una vaca?

En promedio, la literatura dice que la burra produce 0,5 litros/día versus las vacas que en promedio dan unos 30 litros (en sistemas de alta producción pueden llegar a dar hasta 60 lts/día). Nosotros hemos tenido burritas dando entre 100 cc y 800 cc y esto es un gran problema al momento de planificar la producción, ya que su variabilidad es tan alta que no es posible predecir con mayor certeza la producción total.

Y obviamente genera gran frustración tener las burras, pero tener tan poca leche que no permite ofrecerla de manera continua a los niños que la necesitan. Además, una vaca produce 10 meses al año, mientras que las burras producen entre 3 y 5 meses. Solo excepcionalmente llegan a dar más tiempo, al menos con la genética que existe en Chile. Asimismo, la gestación de la burra dura 12 meses, 2 meses más que la de la vaca. Todo esto afecta su eficiencia de producción aumentando los costos significativamente.

El sistema productivo que utilizamos en Lácteos Qala es natural, respetando los ciclos de los animales y su desarrollo. Las crías se quedan con la burra durante todo el período de lactancia, donde ordeñamos a diario dejándole leche suficiente para que el burrito se desarrolle normalmente. Además, suplementamos durante las horas en que se aparta el burrito antes de la ordeña, y el resto del tiempo la cría está con su madre.

¿Esta leche la pueden tomar adultos?

Por supuesto que sí, de hecho la toman para subir las defensas. Muchas personas buscan la LDB porque cuando eran chicos se las daban en invierno y nunca se enfermaban. Hoy la toman y quieren dársela a sus hijos o nietos para fortalecerlos.

Testimonio: “No sabíamos qué hacer”

Pedrito nació el 8 de julio de 2016. Una semana antes del trabajo de parto, su mamá Karen Jadue comenzó una dieta libre de proteína de leche de vaca, puesto que su primera hija sufrió de alergia alimentaria. Al segundo día de nacer, Pedro comenzó a manifestar síntomas de alergia y con el paso del tiempo se corroboró que no solo era a la proteína de la leche de vaca, sino que también a muchos otros alimentos. Por ello, Karen tuvo que iniciar una dieta donde solo comía 6 alimentos.

“Logré darle lactancia exclusiva hasta los 5 meses, pero luego tuve que suspenderla puesto que si bien había mejorado de los cuadros de cólicos el grado de reflujo que presentaba iba en aumento. Es así como pasamos a una leche alemana, especial para niños con alergia alimentaria. No obstante, a las tres semanas también reaccionó a la fórmula. Angustiados y sin saber bien qué más hacer, comenzamos a probar con leche de burra. Habíamos leído que era muy similar a la leche materna y que los niños que presentaban este cuadro respondían muy bien a este tipo de alimento”, recuerda Karen.

Efectivamente, a los pocos días Pedro comenzó a mejorar. Dejó de presentar reflujo, dormía bien de noche y nunca más manifestó ningún cuadro de dolor estomacal. Se alimentó con leche de burra hasta los 11 meses. Karen cuenta que luego pasaron a la leche de cabra, que es la que toma hasta el día de hoy respondiendo favorablemente.

 

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Mi hijo es celiaco: ¿qué hacer?

Por: Dr. Francisco Larraín. Hoy sabemos que la enfermedad celiaca es una...
Leer Más

1 Comment

  • También mi hija presentó APLV pero hace 13 años atrás, la información que encontré es que la Quinoa tiene un desglose de componentes mucho mejor que la leche de vaca, revisen en internet, en aminoácidos esenciales es mucho mejor, pruébenla pero debe ser muy bien lavada para sacar las saponinas.
    Yo la usaba en sopas o en postres bien cocida.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *