Conectate
Arriba

Los beneficios de la terapia floral en niños

“Era una gotita”. Ese es el nombre que unió a las hermanas Amanda y María Ester Céspedes en un relato que pretende acrecentar el conocimiento acerca de la terapia floral y sus beneficios en niños. Amanda, neuropsiquiatra infantil, y María Ester, terapeuta floral, unieron sus conocimientos profesionales con una mirada de máxima ternura y apegadas al rigor científico. En el libro cuentan lo que perturba, altera y enferma a sus pequeños pacientes. Entran en sus mentes y almas con el fin de encontrar la razón de su estado. Y comparten con los lectores cómo lograron sacarlos adelante gracias a las gotas florales.

Teniendo como eje central la frase del impulsor de esta terapia, Edward Bach, que dice “que no importa la enfermedad, sino el paciente”, las autoras recalcan la importancia de comprender cuando los niños sufren cambios en su conducta. En ese momento, los adultos deben prestarles tanta atención como si se tratara de una neumonía.

Conversamos con María Ester para conocer más en detalle sobre la terapia floral de Bach y los efectos que podría tener su uso en niños.

¿En qué casos puede ser beneficiosa la terapia floral?

Cuando el niño ha perdido su armonía emocional, cuando su ánimo ha decaído, cuando ha sufrido un quiebre emocional (reciente o no) o cuando no puede expresar lo que le sucede. En trastornos del desarrollo, inmadurez o dificultad para concentrarse. También frente a problemas para dormir, falta de apetito, problemas de autorregulación del temperamento, impulsividad, cuadros angustiosos o de ansiedad. Puede ser muy beneficiosa, además, en chicos del espectro autista para ayudarlos a sobrellevar el estrés.

¿Qué cambios se observan en los niños que se someten a terapia floral?

A los pocos días de comenzar el tratamiento en los casos agudos —incluso a las pocas horas— el niño comienza a entrar en un estado de armonía. Recobra su serenidad, motivación y alegría. En problemas de larga data es necesario un tiempo más prolongado de tratamiento para trabajar en profundidad en el rescate de esa armonía perdida.

¿Desde qué edad se puede aplicar?

Desde el mismo momento en que se asoma al mundo. Así, tan pequeñitos, reciben las esencias florales a través de la leche materna y/o en masajes.

¿Cómo se eligen los tratamientos de terapia floral para niños?

Los terapeutas florales de sólida formación contamos con herramientas terapéuticas. Es decir, formas de descubrir las causas o el origen de la pérdida de armonía emocional. Por ejemplo, la entrevista clínica realizada a la madre, al padre o al adulto responsable del niño. Bien llevada, ésta puede conducir rápidamente a establecer causas. También se utilizan test de imágenes, una herramienta valiosísima para ayudar al niño a explorar su mundo emocional. La exploración de sus centros de energía, que hablan un lenguaje elocuente de lo que está sucediendo a nivel mental, emocional e incluso físico.

Hay que prestar atención a la naturaleza infantil, proposición que hago en el libro escrito a dos manos con mi hermana Amanda. Intentar descubrir qué energías son predominantes en el niño. Si es la energía del fuego se trata de niños intensos, de acción, impulsivos. Del aire son niños muy racionales, ansiosos. Del agua son niños muy emocionales, sensibles. O de la tierra son niños cautelosos, estructurados. Estas herramientas terapéuticas, en manos de un terapeuta experimentado que posea sólidos conocimientos sobre el mundo infantil, más la intuición y la sensibilidad para acceder al alma del niño, son una brújula certera para elegir las esencias florales adecuadas.

¿Cuánto dura el tratamiento?

Es el diagnóstico floral correcto lo que va a decidir la duración del tratamiento. Si el niño se ha visto afectado por un quiebre emocional súbito (duelo familiar o pérdida de su mascota) se le debe dar un tratamiento de gotas a alta frecuencia por un par de días. Y en ese escaso tiempo ya habrá comenzado a recobrar su armonía. Luego de esos dos días se debe iniciar un tratamiento para completar la recuperación de su bienestar integral. Y este segundo tratamiento puede durar de uno a cuatro meses. En otro caso: un tratamiento para ayudar al niño a estabilizar las emociones que lo remecen ante el estrés escolar porque se le hace muy difícil concentrarse puede ser mantenido durante todo el año escolar.

¿Podría decirse que a través de esta terapia los niños alcanzan mayor bienestar o felicidad?

¡Por supuesto! Un niño que ha recobrado su armonía emocional será un niño sereno, motivado, contento. Esto equivale a un niño feliz y en bienestar.

¿Las terapias florales sanan lo emocional y también lo físico?

Al ser una forma de tratamiento que no ocupa los principios activos de la flor, sino su alto poder energético, las esencias florales van a resonar en las dimensiones de más alta vibración en el organismo. Es decir, la dimensión emocional, mental y espiritual. Sin embargo, el organismo humano funciona como un complejo sistema de interacciones entre estas dimensiones. De este modo, cada una de ellas está influyendo constantemente en otra e interactuando con la dimensión física, con los distintos sistemas que la conforman. Es esta interacción constante la que permite que la acción floral actúe indirectamente en el cuerpo.

Por ejemplo, un chico con angustia anticipatoria, cuando está ante un evento o situación que lo estresa severamente, el niño piensa, imagina efectos terribles, surge esta emoción tan intensa y paralizante que es la angustia. El organismo reacciona físicamente con respuestas del sistema nervioso autónomo: sudoración fría, taquicardia, deseos de vomitar o diarrea súbita. Incluso desvanecimientos. O un niño que sobrelleva un dolor emocional profundo por mucho tiempo verá afectado su sistema inmunitario y va a enfermar físicamente. Tratar las dimensiones espiritual, mental y emocional del niño con esencias florales es prevenir y/o tratar tangencialmente complicaciones de su salud física.

¿Los tratamientos de terapias florales pueden ser permanentes en el tiempo, por ejemplo, hasta la adultez?

Todos los seres humanos portamos un niño interior que sufre y se altera. Por lo tanto, ese niño interno se va a ver beneficiado siempre con la terapia floral.

¿Cómo llegar a un buen terapeuta?

Para estar en manos de un terapeuta floral serio y profesional, lo ideal es que pertenezca a alguna de las asociaciones del gremio. El estar certificado asegura que posee una formación adecuada. Existen varias asociaciones y está también el Colegio de Terapeutas Florales. Yo pertenezco a la Asociación Gremial de Terapeutas Florales de Chile  AGTF, la más antigua, que data de la década de los 90.

Déjanos tus comentarios!

comentarios

Más en Lo más visto

Sonríe Mamá & familia es un medio de comunicación que cuenta con un sitio web, una fanpage y una revista de papel a través de los cuales intenta acompañar a los padres y familias actuales en la crianza de sus hijos. Contamos con columnistas que nos apoyan con temas de salud, sicología y educación además de un equipo humano comprometido con la labor de informar.

Contáctanos

Copyright © 2017 Sonríe Mamá - LaPagina.cl