Conectate
Arriba

Niños: cómo entrenar la voluntad

La formación de la voluntad no puede faltar en la educación de virtudes hacia nuestros hijos.

La voluntad se define como la capacidad para tomar decisiones. Es donde se determinan los planes a realizar y donde se admiten sufrimientos o esperas pacientes. No se toman decisiones con la inteligencia ni con los sentimientos. La inteligencia da ideas y aclara las ventajas o inconvenientes de tomar una decisión. Los sentimientos inclinan hacia un lado u otro. Pero al final es la voluntad quien decide con base en las sugerencias que ha recibido. Se es más hombre por el dominio que se tenga de la voluntad sobre los instintos.

La formación de la voluntad no puede faltar en la educación de virtudes hacia nuestros hijos. Ésta se fortalece con el tiempo. No se educa con grandes actos heroicos; se cultiva con el esfuerzo de cada día y hora. Por eso, el primer medio para formar la voluntad es el trabajo constante.

Cómo reconocer una voluntad bien formada

  • Es dócil a la inteligencia, es decir, está lejos del capricho y del irracionalismo. Lleva a la realización nuestras convicciones bajo la luz de la razón.
  • Es eficaz y constante en querer el bien.
  • Es tenaz ante las dificultades, no desespera ante ellas, no se aburre con el paso del tiempo, ni se relaja con la edad. Convierte las dificultades en victorias, creciendo en su opción fundamental y en su amor real.
  • Implica capacidad de gobierno de todas las dimensiones de la persona con suavidad y firmeza.

Entrenando la voluntad

  • Exigirse completar lo iniciado; poner especial atención en los detalles; proceder siempre con método y previsión sin dejarse llevar por la inspiración del momento.
  • Hacer las cosas con determinación sin dejar todo para mañana.
  • No tener que retractarse con demasiada facilidad de las resoluciones tomadas, cuidar siempre la palabra dada.
  • Exigirse a sí mismo pequeños detalles que requieren esfuerzo, como cuidar el orden en casa, en el colegio y la puntualidad.
  • Esforzarse en el aprovechamiento del tiempo; la dedicación al estudio y a las propias responsabilidades.
  • Realizar todos los deberes diarios con eficiencia y dedicación.
  • Saber sacrificarse; dominar los impulsos, obedecer con serenidad.
  • Decir siempre la verdad.
  • Renunciar al propio capricho optando responsablemente por el cumplimiento del deber.
  • No dejarse llevar por el cansancio, el pesimismo o los sentimientos negativos.
  • Renunciar a la vida llena de comodidades y optar por la austeridad, aún en cosas pequeñas y triviales.

En realidad, toda actividad humana representa una ocasión en que la voluntad puede salir fortificada o, al contrario, debilitada si se realiza con pereza o dejadez. Es nuestro deber como padres aprovechar esas oportunidades, porque queremos que nuestros hijos sean felices y que tomen buenas decisiones en la vida.

 

Por: Fundación Net. 

Déjanos tus comentarios!

comentarios

Más en Lo más visto

Sonríe Mamá & familia es un medio de comunicación que cuenta con un sitio web, una fanpage y una revista de papel a través de los cuales intenta acompañar a los padres y familias actuales en la crianza de sus hijos. Contamos con columnistas que nos apoyan con temas de salud, sicología y educación además de un equipo humano comprometido con la labor de informar.

Contáctanos

Copyright © 2017 Sonríe Mamá - LaPagina.cl