En el siguiente artículo, la Dra. Amanda Céspedes, reconocida neuropsiquiatra infantil, se refiere a la necesidad de crear una especie de “casa de convalecencia” para todos los niños y jóvenes que hoy cargan con las consecuencias sociales de la pandemia.

En esta casa protectora, los niños reciben cuidados especiales para que -al igual que en la enfermedad- su salud vaya mejorando considerablemente.

Lee la nota completa pinchando en la siguiente imagen: