Un ingrediente para la armonía familiar es enseñar a los niños a escuchar y seguir instrucciones de los padres, en distintos aspectos de la vida cotidiana, como ordenar sus juguetes, hacer sus deberes escolares, traer algo, vestirse, etc.
Leer artículo completo