Cirugía estética después del embarazo

Todas las mujeres sufren cambios en su cuerpo, a menudo permanentes, tras el embarazo y la lactancia, los que son susceptibles de mejorar con una intervención quirúrgica. Esto conlleva una serie de cirugías combinadas que se conocen con el nombre comercial de “mommy makeover”.

“Makeover” es un término anglosajón que significa “renovar”, “remodelar”. Por tanto, estamos hablando de un procedimiento que nos va a permitir restaurar los efectos que la maternidad ha tenido sobre nuestra figura.

El boom del “mommy makeover”

Una encuesta llevada a cabo en 2010 por la Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASPS) reveló que un 62% de las mujeres no estaban satisfechas con su cuerpo tras los embarazos. En 2017 el número de pacientes que se han operado tras el parto aumentó en un 5% respecto al 2016. Esta tendencia sigue aumentando año tras año. En 2018, otra encuesta llevada a cabo por “The Harris Poll” estableció el “mommy makeover” como la octava intervención más demandada en cirugía estética, con una tasa de satisfacción de las pacientes del 96%.

Y es que en muchas ocasiones el embarazo y la lactancia tienen efectos sobre el cuerpo de la mujer que no son reversibles con dieta y ejercicio. Aunque cada uno de esos cambios podría ser tratado de manera individual, estos procedimientos pueden asociarse en una sola intervención para una optimizar el tiempo empleado en la recuperación.

¿Qué intervenciones incluye el “mommy makeover”?

Se puede adaptar a las necesidades de cada paciente, por lo que es muy importante que la mujer transmita sus objetivos y preocupaciones. Las intervenciones más frecuentes son:

1)Cirugía mamaria

Los cambios hormonales del embarazo y la lactancia afectan de forma sustancial al relleno, forma y tamaño de las mamas. En muchos casos las pacientes refieren una sensación de “mama vacía”, a veces asociada a una mama más caída, sobre todo aquellas mujeres con pechos más grandes.

Estos cambios pueden ser solucionados con un aumento de mamas o una elevación con o sin prótesis, en función de sus deseos y el estado de sus pechos.

2)Cirugía del abdomen

El abdomen es, para muchas mujeres, la zona de mayor preocupación tras los embarazos. Durante los mismos se estiran mucho la piel y la musculatura de la pared abdominal. Tras el parto esto puede derivar en flaccidez cutánea y escasa definición del abdomen. En otras ocasiones la musculatura del abdomen no vuelve a su posición original en la línea media (lo que se conoce como diástasis de rectos). Muchas mujeres cuentan que, a pesar de hacer dieta y ejercicio, el abdomen sigue abombado y que, cuando se colocan vestidos ajustados, la gente les pregunta si están embarazadas de nuevo. Este es el efecto de esa diástasis combinada con el estiramiento de la musculatura abdominal. Ello no se va a solucionar aumentando tu rutina de ejercicio, si es que hay tiempo para ello.

Una abdominoplastia, que implica eliminar el exceso de piel y recentrar la musculatura abdominal, es la solución a este problema.

3)Liposucción

La liposucción, combinada con la abdominoplastia, es el procedimiento perfecto para conseguir un abdomen plano y definido, y de tratar otras áreas en las que hayas acumulado grasa como consecuencia de los cambios hormonales, como pueden ser las caderas, muslos o rodillas.

¿Es seguro realizar todos los procedimientos en una misma intervención?

Sí, siempre que te hayas recuperado de los embarazos y estés completamente sana. La idea es hacer una valoración exhaustiva de tu historial médico antes de plantearnos la realización de varias intervenciones quirúrgicas combinadas.

¿Cuál es el mejor momento para realizarme un “mommy makeover”?

El momento adecuado para realizarse este procedimiento es totalmente personal. Tras haber tenido hijos y haberse reincorporado al trabajo es complicado encontrar un momento perfecto. Así que está en tu mano decidir cuándo. No obstante, deberás tener en cuenta una serie de aspectos:

  • Debes estar completamente recuperada del embarazo.
  • Debes haber decidido que no quieres tener más hijos, ya que un nuevo embarazo tras la intervención puede comprometer los resultados de la misma.
  • También debes asegurarte de haber alcanzado el peso deseado. Si quieres ganar o perder peso deberías hacerlo antes de someterte a esta intervención. El aumento o pérdida de peso importante tras la cirugía también puede comprometer los resultados.
  • Si quieres operarte los pechos deben haber pasado al menos 6 meses desde el fin de la lactancia, ya que hasta este momento no se habrán ido los efectos que las hormonas y la lactancia tienen sobre ellos.
  • Las primeras semanas tras la cirugía, no podrás levantar pesos importantes, por lo que necesitarás ayuda en casa y con el cuidado de los niños.

Y si tengo una cesárea o me he sometido a una histerectomía, ¿afectará a mis resultados?

No. Estas cicatrices se encuentran en la parte baja del abdomen, y la cicatriz de abdominoplastia se realiza al mismo nivel. De hecho, muchas mujeres tienen un exceso de piel o grasa sobre esa cicatriz que les molesta, y aprovechamos la intervención para cambiarla por una un poco más baja y más plana.

Tengo una hernia, ¿se puede reparar en el mismo procedimiento?

Las hernias umbilicales son frecuentes en pacientes que han tenido dos o tres embarazos y en aquellas que han tenido gemelos. Estas pueden ser reparadas por los equipos de cirugía general en la misma intervención.

La vida después del “mommy makeover”

Cada paciente requiere unas intervenciones diferentes para su “mommy makeover” y esto hará que el postoperatorio sea diferente en cada caso. Pero para hacerse una idea, el tiempo de recuperación vendrá dado por la intervención con un postoperatorio más largo, que suele ser la abdominoplastia.

Muchas mujeres deciden realizar el proceso cuando sus hijos aún son muy pequeños, para recuperar su figura lo antes posible. Si es así, recuerda tener en cuenta que en 4-6 semanas no vas a poder cargar cosas pesadas, así que tendrás que tener a alguien que te ayude con el cuidado de los niños.

¿Cuándo veré los resultados definitivos de mi cirugía?

Vas a notar un gran cambio desde el primer día, sobre todo en tus mamas y tu abdomen. Pero habrá cierta inflamación que tardará unos meses en bajar. Los resultados definitivos de la liposucción o de las transferencias de grasa también tardan un poco más en verse. A partir de los 6 meses ya podemos considerar que tus resultados son muy cercanos a los definitivos.

 

Por: Dra. Sara Domínguez Bengoa, cirujana plástica. Martín del Yerro Cirujanos Plásticos.

Fue útil esta nota?

Escrito por
Más por Sonrie Mama

La importancia de la empatía

Ya lo habrán escuchado en algún lado: el hombre es un ser...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *