Mi bebé llora mucho

Hay ciertos elementos del llanto que nos alarman y nos inquietan. Escuchar a un bebé llorar genera en madres, padres, adultos y otros niños sentimientos de dolor e incomodidad, y cuando este llanto se hace muy constante y prolongado puede hacer que nuestras propias capacidades de autocontrol se vean desbordadas.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué en ocasiones los bebés lloran tanto y nosotros nos sentimos tan sobrepasados? Para comprender esto hay que conocer algo de la capacidad de expresión y su desarrollo a lo largo de los primeros años de vida.

Forma de comunicación

Desde el nacimiento y hasta aproximadamente los 12 meses el bebé no es capaz de articular letras ni palabras, y por lo tanto su capacidad de expresión se ve considerablemente limitada. A partir de los 12 meses se empiezan a articular las primeras palabras. Sin embargo, expresar mediante balbuceos y monosílabos (ta, ma, no) necesidades y estados emocionales se vuelve imposible, y la capacidad de expresión del bebé se reduce a gestos, movimientos y por supuesto al llanto.

De esta forma, cuando un bebé siente malestares físicos, o tiene calor, hambre, está con sueño, necesita que lo miremos, le hablemos o juguemos con él, no puede pedirlo ni manifestarlo de otra forma que no sea a través de movimientos o gestos faciales. Y si estas necesidades no son satisfechas y la inquietud o frustración van en aumento, termina por descargarlas a través de gritos o llantos.

Vamos descartando

  • Si un bebé llora mucho es una señal de alerta respecto de que algo le está sucediendo, o que algo necesita.
  • Sería conveniente descartar primero que no exista ninguna condición física que lo esté incomodando (cólicos, hinchazón, resfrío, etc.), y ayudarlo a pasar por ese malestar mediante el tratamiento adecuado.
  • Si no fuese algo físico podríamos pensar que pueden existir elementos contextuales que lo estén incomodando; puede estar con calor o frío, incómodo en la posición en que se encuentra, que haya mucho ruido, o que el ambiente en el que se encuentra hay mucha tensión, por ejemplo.
  • En ese caso hay que intentar proporcionarle las condiciones para que se encuentre cómodo y tranquilo, esperando unos minutos para que pueda encontrarse a gusto.
  • También puede ocurrir que el bebé llore por necesidades emocionales, como por ejemplo que esté aburrido y necesite de nuestra presencia y comunicación. O que se sienta solito/a y quiera que lo tomen en brazos, lo mesan o jueguen con él un rato.

Volver a la calma

Como ves, no hay una sola razón por la que los bebés lloran, y el desafío para nosotros como adultos es ir conociéndolo y detectando qué necesidad está manifestando con el llanto para poder satisfacerla y ayudarlo a volver a la calma. Esto no es fácil, y se logra luego de un proceso de conocimiento y ensayos.

En este proceso es muy importante que mantengamos la calma para no transmitirle a través de nuestras palabras, acciones o postura corporal más tensión de la que ya tiene. Es normal y esperable que nos desesperemos en ocasiones. Esto tiene que ver con que el llanto es una herramienta que la naturaleza ha desarrollado para que nuestros bebés sean protegidos y cuidados. Si es que el llanto no fuese alarmante es muy probable que dejásemos llorar a los bebés desatendiendo sus necesidades.

Ve con calma y de a poco, y verás cómo irás comprendiendo a tu hijo/a y encontrarás las formas de calmarlo. No creas que tomarlo en brazos y mimarlo está mal o puede generarle dificultades posteriores. Por el contrario, las principales dificultades surgen de no estar disponible para entregarles seguridad, confianza y afecto en los momentos difíciles.

Puedes llamar gratuitamente a Fonoinfancia al número 800 200 818, para conversar de este tema o cualquiera de crianza. Psicólogos especialistas atenderán tu llamado de lunes a viernes de 08:30 a 21:00 hrs.

Fue útil esta nota?

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Simples ideas para reducir el consumo de plástico

Las imágenes de gigantescas islas marinas formadas por acumulación de plástico han...
Leer Más

2 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *