10 cosas que los padres separados nunca deben decirle a su hijo

Una separación o divorcio es un evento que cambia la vida de todos los involucrados para siempre. Lo que le digas a tu hijo o hija durante y después de esta etapa puede determinar la manera en que la manejará.

Lo primero a recordar y mantener siempre presente es que LAS NECESIDADES DE TU HIJO ESTÁN PRIMERO, incluso antes que las tuyas propias. Y es que ellos son testigos inocentes de las decisiones de los adultos a su alrededor, además de ser personas en formación.

Esto es fácil de olvidar cuando estás viviendo un evento traumático como el término de una relación de pareja. Por supuesto que tú también la estás pasando mal y es por eso que debes de cuidarte y pedir ayuda si te sientes superada, no solo por tu propio bien sino porque ya no se trata solo de ti, sino del bienestar presente y futuro de tus hijos. Espero que las siguientes frases a evitar te ayuden a guiar tus esfuerzos.

Si te enteras que el papá de tu hijo no le da permiso de hacer algo, por ejemplo, y tú contradices esa instrucción (con la intención de molestar a tu ex) diciendo que en cada casa habrá reglas distintas, el joven rápidamente aprenderá que hay dos lineamientos diferentes y los usará a su conveniencia, dañando su formación.

1-“MI CASA, MIS REGLAS”

Si te enteras que el papá de tu hijo no le da permiso de hacer algo, por ejemplo, y tú contradices esa instrucción (con la intención de molestar a tu ex) diciendo que en cada casa habrá reglas distintas, el joven rápidamente aprenderá que hay dos lineamientos diferentes y los usará a su conveniencia, dañando su formación.

2-“TU PAPÁ ES UN… ($#%!?*&), (INFIEL), (TACAÑO)”

El hablar mal del otro, incluso cuando no se esté mintiendo, hace sentir a tu hijo que te está traicionando por quererlo. Para un niño es siempre necesario sentir que está bien querer a su papá y a su mamá.

3-“ESTO QUE NOS PASA ES CULPA DE TU MAMÁ”

Sabemos que en los problemas de pareja suelen haber responsabilidades de ambos padres, todos temas de adultos que a los niños se les hace imposible procesar y que producen un elevado nivel de angustia e inseguridad.

4-“NO ES TU CULPA”

Lo mejor es mantenerse alejado del tema de la culpa. Explícale de una manera apropiada para su edad por qué se están separando. Sin una razón, los niños pueden preguntarse si ellos son responsables del rompimiento de sus papás.

5-“TE REGALARÉ LO QUE TÚ QUIERAS” – “TE DEJARÉ HACER LO QUE TÚ QUIERAS”

Aunque es tentador ganarse el amor y cercanía de un hijo a través de juguetes, dulces o actividades divertidas —sin ejercer disciplina para su buena formación— esta conducta rebaja tu relación con él y daña la relación con el otro padre, sin ayudarlo a aliviar el dolor de la separación.

6-“ME QUEDO MUY TRISTE CUANDO TE VAS CON TU PAPÁ”

Frases como ésta hacen sentir al niño que él es responsable de la felicidad de sus padres, tarea que lo sobrepasa, provocando culpa, angustia y posible resentimiento en el futuro.

7-“¡ERES IGUAL A TU PADRE!”

Decirlo para criticar una característica de la personalidad de tu hijo lo hace sentir muy mal. Si lo vas a decir, esfuérzate porque sea cuando lo quieras halagar.

8-“LO ENTENDERÁS CUANDO SEAS GRANDE”

Esto es sumamente frustrante para tu hijo, ya que entiende poco lo que está pasando y la espera se siente larga “para lograr comprender y sentirse mejor”. Lo más adecuado es explicarle las cosas y resolver sus dudas con las palabras y cantidad de información adecuada para su edad.

9-“HABLA TÚ CON TU MADRE. A MÍ NUNCA ME ESCUCHA”

Es frecuente que los padres discutan tanto después de la separación que prefieran dejarse de comunicar directamente. Esto no es bueno, pero usar al hijo de intermediario es peor. Él será el receptor de la mala reacción del padre que recibió un mensaje que no le gusta, se sentirá utilizado y sentirá ansiedad cada vez que debe hablar con uno de ellos sobre el mensaje del otro.

10-“NO SÉ QUÉ VAMOS A HACER”

La separación es aterradora para un niño porque le cambia la vida de un momento a otro. Los papás deben seguir siendo figuras de estabilidad y tranquilidad. Aunque lo sientas, no le digas que tienes miedo, que estás enojado o cansado. Busca desahogar tus fundamentadas preocupaciones con otros adultos de tu vida (familiares, amigos, terapeuta, etc.)

Por: Mónica Bulnes, psicóloga. www.preguntaleamonica.com

 

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Consejos para cuidar los oídos en verano

Las extendidas horas expuestos a aguas en movimiento y estancadas, cambios de...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *