1-Árbol de patio o macetero: No preferir las opciones artificiales de árboles navideños que suelen estar hechos de plástico y que, además, hacen largos viajes para estar en nuestros hogares y sobre los que existen dudas respecto de la mano de obra usada en su fabricación. En una época con temperaturas agradables es una buena opción ornamentar algún árbol natural en las afueras del hogar y, si se vive en departamento, optar porque el árbol de Navidad sea alguna planta interior.

2-Regalar menos es regalar mejor: ¿Es necesaria esa cantidad de regalos que estoy comprando? Muchas familias están disminuyendo la cantidad de regalos y han adoptado la tradición del “amigo secreto”. Es una buena alternativa para reducir los desechos, bajar los niveles de estrés y ahorrar dinero.

3-Repensar la decoración: Buena parte de la oferta que entrega el mercado en estas fechas implica alto gasto energético o bien uso de materiales poco amistosos con el medioambiente. El mejor árbol no es el más en luminoso, sino el que tiene un sello familiar y que es adornado de manera original. Preferir materiales nobles y que resulten reciclables.

4-Reciclar o inventar nuevos envoltorios: ¿Cuánto dura el envoltorio del regalo de Navidad? Apenas unos segundos y de manera casi inmediata se convierte en basura. Es una buena costumbre innovar. En muchas familias se reutilizan los envoltorios de Navidades pasadas y es un aporte enorme a la baja de desechos. También sirve inventar otras formas novedosas, como por ejemplo utilizar diarios u otros productos que ya estén en la casa y darles diseño o un sello personal.

5-Electrobasura: Los regalos electrónicos serán uno de los preferidos por los chilenos en estas fiestas. ¿Pero qué pasa con los viejos dispositivos? Cada año los chilenos generan, en promedio, cerca de 10 kilos de basura electrónica. Una cantidad enorme que impacta de manera especialmente grave al medioambiente. Una situación especialmente grave ya que más del 80% de estos desechos no tiene destino conocido. Por eso la recomendación de consultar puntos que puedan gestionar de manera adecuada este tipo de basura.

6-Regalar “experiencias”: ¿Y si en vez de regalar solo productos que se acumulan opta por “experiencias”? Una entrada al cine, adoptar una mascota para la familia o apoyar a alguna ONG o institución de su preferencia pueden ser alternativas interesantes y novedosas.

7-Chao bolsas: Al igual que al supermercado o a la feria, cuando salga de compras lleve siempre una bolsa reutilizable. Comprar, pero poner esos regalos en la bolsa que uno mismo lleva para así contribuir a la campaña que busca liberar al país de las bolsas de plástico.

8-Velas: Muchas de ellas son confeccionadas con residuos de petróleo que no son buenas ni para la salud ni para el medioambiente. Sí, es cierto que entregan una atmósfera especial y cálida en estas fechas, pero al igual que los componentes en los alimentos es necesario fijarse en los materiales que se usaron en su fabricación. Preferir siempre las que son amigables medioambientalmente, biodegradables y que no liberan humo.

9-Ponerse las pilas con las pilas: Muchos de los juguetes de Navidad requieren una enorme cantidad de baterías, las cuales contienen altos niveles de químicos tóxicos y cuyo reciclaje resulta especialmente complejo. Por eso, siempre preferir la compra de pilas recargables para así reducir al máximo acumular grandes cantidades de pilas que terminan rápidamente en la basura.

10-Descongelar el freezer: Una buena idea en estas fechas es descongelar con tiempo el freezer. De esa manera el refrigerador funcionará de manera más eficiente y se liberará espacio para guardar comida que de otra manera terminaría en la basura.

Fuente: Soledad Acuña, vocera de la campaña Anti Plásticos de Greenpeace.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *