Muchos niños se marean apenas se suben a un automóvil. Este mareo por movimiento ocurre cuando el cerebro recibe información contradictoria de los oídos internos, los ojos y los nervios de las articulaciones y los músculos.
Leer artículo completo