Después de dos libros (“El poder de lo lento: Encontrando equilibrio y satisfacción más allá del culto de la velocidad” y “Bajo presión: Rescatando a nuestros niños de la Cultura de la Hiper-crianza”, de Carl Honoré) se inició el movimiento de la “crianza lenta”, “crianza slow” o “Slow parenting”.

Leer artículo completo