¿Te descubres discutiendo “por horas” con tu hijo, respondiendo a cada queja que dice por algo que le pediste que hiciera? Cuando tienes un disgusto con alguien, ¿te quedas pensando en lo que ocurrió mucho tiempo después de haber sucedido? Cuando sabes que una persona no quedó contenta contigo, ¿te sientes ansiosa y preocupada por su opinión? ¿Sueles guardar resentimientos y rencores contra gente que te hizo algún daño? Estas señales describen a una persona que “engancha” con todo y con todos.

Leer artículo completo