En términos estructurales, las torsiones son un agradable movimiento para las vértebras medias o dorsales. Flexibilizan toda la musculatura, tejido miofascial y ligamentos de la espalda. Tonifican los nervios espinales y, además, a través de ellos, tienen influencia hacia el sistema nervioso parasimpático (sensación de relax).

En términos orgánicos, las torsiones tonifican el hígado, bazo, dan masaje a los riñones y a todos los órganos del abdomen. Como se parecen a un leve exprimir, estimulan el movimiento de vísceras y favorecen la digestión.

Estas asanas simples, realizadas por la instructora de yoga Paula Núñez (@yoga_pau22), son beneficiosas para todas las personas. Sin embargo, las embarazadas no deben realizar la segunda torsión del video.

Crédito video: @valentinaaudiovisual