¡Conoce los cambios en la piel del bebé!

Cuando nace una guagua, su piel tiene una apariencia muy distinta respecto a la que irá adquiriendo en las semanas y meses siguientes. Esto no es raro: basta pensar en el cambio que significa para ese órgano pasar de un ambiente líquido en el interior del vientre materno a estar expuesto al aire libre.

En un recién nacido sano podremos observar que su piel es de color rojizo profundo o púrpura y sus manos y pies tienen un color azulado. La piel se oscurece antes de que el bebé respire por primera vez (cuando lanza ese vigoroso llanto inicial). Al salir del vientre materno, también tienen una sustancia cerosa y espesa llamada manto sebáceo que cubre la piel. Esta sustancia protege al feto del líquido amniótico en el útero. El manto sebáceo debe desaparecer durante el primer baño del bebé. Por último, un vello fino y suave (lanugo) puede recubrir el cuero cabelludo, la frente, las mejillas, los hombros y la espalda. Es más común cuando el parto se da antes de la fecha de término. El vello debe desaparecer dentro de las primeras semanas de vida del bebé.

La piel del recién nacido variará dependiendo de la duración del embarazo. Los prematuros tienen la piel delgada y transparente, mientras que la piel de un bebé de término es más gruesa. Hacia el segundo o tercer día de vida, la piel se aclara un poco y puede volverse seca y escamosa, y todavía tiende a ponerse roja cuando llora. Los labios, las manos y los pies pueden ponerse azulados o manchados (moteados) cuando tiene frío.

Sin preocuparse

Muchas mamás pueden sentir miedo al ver que aparecen ciertas manchas o erupciones en la piel de su guagua. Pero lejos de tratarse de una enfermedad, son cambios absolutamente normales y entre ellos están:

  • Los milios, que son protuberancias diminutas, firmes, levantadas y de color blanco perla en la cara, que desaparecen espontáneamente.
  • El acné leve generalmente desaparece en unas pocas semanas. Es causado por algunas de las hormonas maternas que permanecen en la sangre del bebé.
  • El eritema tóxico es un sarpullido común y benigno con apariencia de pequeñas pústulas sobre una base roja. Tiende a aparecer en la cara, el tronco, las piernas y los brazos aproximadamente de 1 a 3 días después del parto y desaparece en una semana.
  • Los nevos congénitos son lunares (marcas de color oscuro) que pueden estar presentes al nacer. Pueden ser pequeños como una arveja o grandes como para cubrir toda una pierna o brazo. En este caso, el médico debe hacerle seguimiento a todos los nevos.
  • Las llamadas manchas mongólicas son manchas de color azul-gris o castaño que pueden surgir en la piel de las algas o la espalda, principalmente en bebés de piel oscura. Deben desvanecerse al cabo de un año.
  • Las manchas de color café con leche son de un tono marrón claro. A menudo aparecen al nacer o se pueden desarrollar al cabo de unos cuantos años.
  • Los nevos simples son pequeños parches rojos en la frente, los párpados, la nuca o el labio superior del bebé y son causados por la dilatación de los vasos sanguíneos. A menudo desaparecen al cabo de 18 meses.

 

Fuente: Medline.

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Mi hijo es celiaco: ¿qué hacer?

Por: Dr. Francisco Larraín. Hoy sabemos que la enfermedad celiaca es una...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *