En general, los mayores cuidados de un hijo se concentran en sus primeros 12 meses de vida, cuando aún es pequeño y depende totalmente del adulto. Apenas comienza a caminar los padres velamos para que este paso sea seguro y, de ahí en adelante, para que la mayor independencia le permita descubrir el mundo por sí mismo.

Leer artículo completo