“¡Dámelo ya!”, “Quiero ese juguete”, “Voy a salir a la plaza, y punto”. Los gritos y demandas de tu hijo se vuelven desesperantes y preocupantes… ¿Cuándo y cómo aprenderá a esperar? ¿Habrá un día en que puedan pedir las cosas adecuadamente y aceptar con calma cuando no salgan como ellos querían? La buena noticia es que los niños pueden aprender a esperar (autocontrol) y a tolerar la frustración. La mala es que es un proceso que toma varios años.

Leer artículo completo