La gestación ofrece una verdadera avalancha de cambios. Cada trimestre se caracteriza por síntomas distintos, transformaciones corporales y psicológicas, mientras el bebé crece en el interior del útero. Ya en el tercer trimestre podría pensarse que la mujer embarazada está preparada para todo y que posee un diploma de “vivencia del embarazo”. Pero no es tan así.
Leer artículo completo