Para nadie es un misterio que los índices de lectura en Chile son muy bajos, tanto en niños y adolescentes como en adultos.

Pero es importante que los padres seamos insistentes a la hora de formarles este hábito, ya que la lectura los beneficia de manera integral.