Dientes de leche son una gran fuente de células madre

Muchos ni siquiera se lo imaginan. Una vez que los niños botan sus primeros dientes, también llamados dientes de leche, los padres los guardan para el recuerdo. Desconocen que estos pequeños elementos podrían tratar enfermedades de sus hijos en el futuro.

Los dientes primarios o de leche contienen en su interior una sustancia denominada “Pulpa Dental”, con células madre mesenquimales indiferenciadas, es decir, multipotenciales. Su función biológica es la reparación de la dentina y del esmalte. Pero también son consideradas en el desarrollo de terapias en la medicina regenerativa, en patologías como diabetes mellitus, enfermedades neurológicas, deficiencias óseas y de cartílago, entre otras.

Dientes bien guardados

Una publicación de El Mundo destaca un reciente Estudio del Centro Nacional de Biotecnología de Estados Unidos. Allí revelan que las piezas dentales que contienen células madre “pueden ser de gran ayuda para regenerar otras partes del cuerpo dañadas. Y sin riesgo de rechazo”.

Destacan que, si bien se trata de una práctica poco conocida entre odontólogos de España, de igual modo han comenzado a proliferar los bancos para guardar este tipo de muestras, lo que también es común en Estados Unidos. Y Chile no se queda atrás.

“Vidacel lleva 15 años procesando y almacenando células madre de diferentes fuentes, siendo el único en Chile con las garantías necesarias para este proceso. A la fecha tenemos más de 30 mil muestras almacenadas. Entre ellas, más de 150 son de Pulpa Dental”, sostiene Juan Carlos Vera, Gerente de Estudios de Vidacel.

Detalles

A partir de la Pulpa Dental se han obtenido células madre capaces de diferenciarse en células que secretan insulina para el tratamiento de la diabetes mellitus. También células de músculo cardiaco o cardiomiocitos para terapias cardiovasculares; y condrocitos y osteocitos para terapias de regeneración ósea. Se ha descubierto, asimismo, que el tratamiento con células madre de Pulpa Dental permite suprimir la inflamación del nervio ciático, entre otras aplicaciones.

Si bien la Pulpa Dental puede ser adquirida desde cualquier diente extraído (procedimiento odontológico o estético), en la medida en que esa pieza dental sea “joven” su potencialidad es mayor. Es por eso que la recomendación es guardar los dientes de leche en período de dentición.

“Las células madre de Pulpa Dental son del tipo mesenquimales, al igual que las de cordón umbilical y de tejido adiposo. Las diferencias entre ellas van en el origen y en la edad. Está comprobado que mientras más jóvenes sean tienen mayores potencialidades. Y actualmente existen estudios en curso para definir si el origen es capaz de incidir en que tengan mejores resultados en distintos usos”, añadió Vera.

 

 

Fue útil esta nota?

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Cómo elegir dulces y disfraces para Halloween

Si duda que este Halloween será diferente debido a la pandemia por...
Leer Más

1 Comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

" />