Mordeduras de niños en el jardín infantil

LEER ARTICULO COMPLETO

Cuando los niños o niñas muerden a sus compañeritos o amigos en la sala cuna o jardín infantil, los adultos generalmente nos preocupamos. Muchas veces no sabemos qué hacer para que los niños/as dejen de morder o que nuestros hijos/as no resulten dañados, y nos preocupa también tener que escuchar los reclamos de otros apoderados.

Esta conducta aparece aproximadamente entre los 10 y 12 meses, cuando los niño/as aún son muy pequeños. Se origina en emociones que no son capaces de expresar de otra forma debido a la limitada capacidad de control y expresión de sus emociones. Los adultos suelen decirle al niño o niña “eso no se hace”, “a tu amigo le duele cuando lo muerdes”, pero rápidamente nos damos cuenta que estas frases no detienen las mordeduras y que los niños se sienten tristes o avergonzados cuando las escuchan.

Observar y descubrir

Para acompañar de buena manera a los niños y niñas en esos momentos, lo primero es comprender que las mordeduras hablan de una situación que ha provocado malestar. En la medida que podamos aceptar que los niños/as también se enojan, y que es válido hacerlo, y podamos enseñarles qué los enoja y cómo expresarlo de otras formas será posible que aprendan a canalizar el malestar que los ha impulsado a morder sin dañar a otros.

Considerando todo lo anterior, la invitación es a descubrir qué provoca que el niño o niña muerda. Lo recomendable es observar en qué momentos ocurre, por ejemplo: ¿muerde cuando le dicen que no puede hacer algo?, ¿muerde cuando está nervioso? El objetivo es identificar qué cosas, personas o situaciones le generan frustración o nerviosismo y ayudar al niño/a a identificarlas y ponerlas en palabras.

Esto a su vez permitirá que el adulto pueda anticipar al acto de morder y ayudarlo por medio de la traducción emocional de su sentir. De esta manera, podrás ayudarle a entender qué es lo que pasó, validando y conteniendo su emoción y finalmente enseñándole qué hacer con lo que siente.

Por ejemplo, “parece que te enojas mucho cuando un compañero toma un juguete que te gusta y te dan ganas de morderlo. ¿Te parece que cuando te enojes me llames y yo te ayudo a buscar el juguete?”. Si observas que se está enojando puedes decir “tu carita está un poco roja, parece que te pasó algo, necesitas ayuda? a veces nos enojamos cuando no nos resulta algo”.

Recuerda que este es un proceso de aprendizaje y que requiere de tiempo y persistencia. Pero con cariño verás que tu hijo/a irá avanzando poco a poco.

 

Si tu hijo muerde y necesitas profundizar más sobre este tema puedes conversar con los sicólogos de Fonoinfancia (800 200 818). Este es un servicio gratuito que funciona de lunes a viernes de 8:30 a 19:00 horas. www.fonoinfancia.cl

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Padres e hijos: ¡enfrentar las enfermedades como un Superhéroe!

Cuando un niño sufre una enfermedad crónica que lo obliga a vivir...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *