Mi hijo es insolente: ¿qué hacer?

Por: Mónica Bulnes.

En ciertas ocasiones, los padres se quejan de que sus hijos se comportan de manera insolente con ellos y se sienten contrariados respecto a cómo enfrentar esta situación, donde claramente se traspasa el límite del respeto.

Lo cierto es que son variados los motivos por los que un hijo puede ser grosero contigo. Pensar que todos los niños tienen la misma razón para hacerlo provoca, en el menor, sentimientos de incomprensión y, en ti, utilizar la estrategia educativa equivocada que no solo no arreglaría la situación, sino que potencialmente podría agravarla.

Mal día

Esta es la más “fácil” de las razones por la que un hijo puede ser grosero o insolente. Aunque es evidente el motivo por el que está de mal humor, a un hijo siempre se le debe permitir estar enojado, pero nunca se le debe permitir ser irrespetuoso. Explícale cuál es la adecuada expresión de su molestia (no tener ganas de conversar o convivir, estar en su pieza, etc.) y cuál es la inadecuada (no decir “gracias”, “por favor”, etc., por ejemplo).

Etapa

De los 3 a los 5 años ocurren las pataletas. A los 9 empieza la pubertad. A los 13, la adolescencia. En estas 3 etapas suelen ocurrir las insolencias más emblemáticas de los hijos. Aprender las características propias de la etapa de desarrollo que está viviendo tu hijo te ayudará a entender que muchas de sus respuestas ocurren más por lo que está sucediendo dentro de ellos, que por lo que está sucediendo afuera. Es decir, aunque es contigo con quien está siendo grosero, el “ataque” no es personal.

OJO: el hecho que sea una característica propia de una etapa, no quiere decir que debes permitirle que sea insolente. Siguiendo la metodología de la “cariñosa firmeza”, corrige el mal comportamiento. Sin embargo, aprovecha momentos de calma para hablar con él y saber lo que está viviendo, para que aprenda a conocerse y a controlar los momentos difíciles. Esto es lo que le dará resultado a más largo plazo, facilitando su relación contigo y con los demás.

Estrategia educativa

Esta opción puede ser la más dolorosa, porque significa que las respuestas insolentes de tu hijo no suceden por él, sino por la manera en la que lo has educado hasta ahora. Como ya lo he dicho, es “normal” que un hijo sea grosero alguna vez en su vida, pero estas ocasiones deben ser esporádicas y muy poco numerosas. Si cuando ocurren las has corregido a tiempo y con cariñosa firmeza, se irían espaciando, logrando educar en tu hijo el auto-control, el respeto y la consideración en su trato contigo y con los demás.

Reflexiona y analiza lo que está sucediendo en casa: ¿eres demasiado suave y permisiva? O tal vez lo opuesto: ¿dura e inflexible? Ambos estilos pueden provocar resentimientos en los hijos, que los llevan a estar enojados y a contestar mal. Si crees que el problema está en este inciso, ¡manos a la obra! Una demora en cambiar tu estrategia solo agravará los problemas y distanciará la relación con tu hijo.

Combinación de cosas

Por supuesto puede ocurrir que tu hijo esté “sufriendo” de la combinación de 2 (¡o más!) de las opciones antes explicadas. La clave para ti como madre o padre está en, antes de reaccionar a la insolencia, dar un paso atrás y analizar la situación para que puedas identificar lo que está sucediendo y planear lo que harás.  Deja de retar y castigar por un momento. Cuando ambas partes solo se dedican a reaccionar (dices algo-tu hijo se enoja-responde insolentemente/te enojas-lo regañas-el ciclo reinicia) nadie está aprendiendo nada. Nadie está mejorando nada.

A pesar de que por momentos parezca que has perdido la batalla, te garantizo que puedes lograr avances importantes haciendo los cambios necesarios. ¡Ánimo! ¡Fuerza! ¡Paciencia! Y, sobre todo, buen humor.

 

Por: Mónica Bulnes, sicóloga. Creadora del portal www.preguntaleamonica.com. Especialista en relaciones familiares y personales. Escritora y conferencista internacional.

 

 

Escrito por
Más por Sonrie Mama

¿Por qué se produce picazón de piel en el embarazo?

De acuerdo a la Dra. Fernanda Garrido, ginecóloga de Clínica Universidad de...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *