¡Datos interesantes sobre las cesáreas!

LEER ARTICULO COMPLETO

En 2018 un 46% de los nacimientos que se produjeron en el país fueron por cesáreas, muy lejos del 15% que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mientras el sector público registró 40% de estas intervenciones, en el privado llegaron a 76%.

Para el académico de la carrera de Obstetricia de la U. San Sebastián, Jorge Rodríguez, las razones son variadas. “Se encuentran las que tienen una debida justificación médica, derivada de una condición materno-fetal (como un desprendimiento prematuro de la placenta), la incidencia de una cesárea previa y, están aquellas que no se sustentan en un motivo demostrado, sino más bien por conveniencia de ‘rapidez y facilidad’ en el proceso de la llegada del bebé, tanto del equipo de salud como de la familia expectante”.

Casi un tercio de las cesáreas se justifican por la presencia de una cesárea previa. Sin embargo, según explica el académico, “la voluntad por parte de la comunidad obstétrica de intentar un parto vaginal después de una cesárea, ha logrado un incremento significativo de éstos, con la consiguiente disminución en la tasa de cesáreas”.

¿Parto normal después de cesárea?

Para el éxito de un parto normal o vaginal tras una cesárea, se requieren algunas condiciones:

  • Registrar solo una cesárea previa (al tener 2 aumenta 10 veces la posibilidad de complicaciones).
  • Que aquella cesárea previa haya sido en un embarazo mayor a 28 semanas de gestación.
  • Esperar un tiempo entre la cesárea y el intento de parto normal, mayor a 18 o 24 meses.
  • No haber tenido otro tipo de cirugía uterina (Ejemplo: una miomectomía).
  • Que el feto de la gestación actual se encuentre en presentación cefálica (su cabeza orientada hacia el canal del parto).
  • Que el inicio del trabajo de parto sea de forma espontánea.
  • Que la edad materna sea menor a 40 años.
  • Estimación de peso fetal menor a 4 kilos al nacer.

Lo importante es conocer, informarse y conversar con el médico tratante y la matrona que vaya a atender el parto.

“La posibilidad de optar por un parto vaginal después de una cesárea, siempre en un recinto que entregue la posibilidad de recurrir a pabellón en caso de urgencia, debe ser exigida por las mujeres. Porque aun cuando el parto termine de todas maneras en una cesárea, el hecho de intentarlo conlleva una disminución de la morbimortalidad materna en comparación a una cesárea electiva”, explicó Rodríguez.

Escrito por
Más por Sonrie Mama

Concurso Ballerina Bajo Poo

Sumándose a la tendencia mundial de los productos “low poo”, Ballerina presenta...
Leer Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *