Las piernas representan la fuerza del avance, el caminante y su camino. Para trabajar de manera terapéutica las piernas, primero debemos sentir la fuerza y la capacidad de elongación.

La instructora de yoga, Paula Núñez (@yoga_pau22), muestra algunos ejercicios para esta zona.

  • Postura 1 de rodillas, Virasana: Sentirás el estiramiento del músculo más poderoso del cuerpo llamado cuádriceps, del muslo y de otros músculos menores en la pantorrilla frontal y los empeines.
  • Postura 2, AMS: Parada sobre manos y pies, sentirás la fuerza real de tus piernas bien estiradas si es posible (sin empujar la rodilla).
  • Postura 3, pierna elevada: Distribución de peso en brazos, piernas estiradas, muslo fuerte y elevado.
  • Postura 4, pierna entre las manos: Notarás con este movimiento tu habilidad y flexibilidad.
  • Postura 5, piernas verticales Uttanasana: Estiramiento posterior de las piernas.

Consideraciones

  • Todas las posturas mencionadas son una autoevaluación funcional básica.
  • Personas con patología de rodilla, cadera o tobillo pueden realizarlas poniendo, en «todas las posturas», las manos en una silla y esta última apoyada en una pared.
  • Embarazadas y adultos mayores deben hacerlo bajo supervisión si no tienen práctica.
  • En caso de dudas o preguntas, consultar directamente en @yoga_pau22.
Crédito video: Valentina Audiovisual.