La mayoría de los niños y niñas consiguen pronunciar los sonidos “ere” y “erre” alrededor de los 4-5 años. Son sonidos que les ofrecen mayor dificultad y es motivo frecuente de consulta en fonoaudiología.

En esta cápsula de lenguaje, la fonoaudióloga Karel Aguilera de Cantando Aprendo a Hablar aborda este tema de gran interés.