Los accidentes son parte del día a día en el caso de los niños. Y estos pueden causar más de un problema cuando afectan la zona bucal con la caída de una diente.

A continuación, se muestra qué hacer cuando vivimos esta situación en casa.

Paso a paso

  • Cuando por causa de un traumatismo un niño pierde un diente definitivo o permanente lo más importante es encontrarlo y colocarlo nuevamente en su lugar o acudir inmediatamente a un centro odontológico de urgencia.
  • El pronóstico del diente depende del tiempo que el diente permanece fuera del alvéolo (boca).
  • Se puede transportar en leche, solución fisiológica o en la misma boca del niño.
  • No debe transportarse en seco como envuelto en toalla absorbente o papel.
  • Si es un diente primario (“de leche”) no es necesario volver a colocarlo; solo se debe asistir al odontólogo para un control bucal.

Por: Dra. María Teresa Picasso, odontopediatra.