Sentir celos cumple con varios objetivos. En primer lugar, es un tema “territorial” donde tratamos de proteger lo que consideramos “nuestro”. En segundo lugar, sentirlos es una señal de alerta que nos avisa que estamos en peligro de ser lastimados, si la sospecha de infidelidad se ve confirmada.
Leer artículo completo